Viaje a Eslovenia (noviembre 2017)

Este curso continuamos con nuestro Proyecto Erasmus+ Digital Green. Una de las primeras actividades ha sido la visita de algun@s de nuestros alumnos y alumnas a Eslovenia, del 12 al 19 de noviembre, con la compañía de dos de sus profesoras. Nuestros socios de la OŠ Toma Brejca de Kamnik han preparado todo para la visita. Os lo hemos ido contando por aquí y en nuestro twitter. Si os apetece leerlo en esloveno, aquí está.
El trabajo previo a la visita incluyó la preparación de distintas presentaciones que expusieron en inglés a sus compañer@s europe@s (la Realidad Aumentada no ha sido posible para ningún país por causas de fuerza mayor). Allí reforzaron sus conocimiento de inglés, y aprendieron algo de esloveno. 

Nuestro alumnado ha hecho un resumen de cada día:

Resumen del primer día en Eslovenia, por Antonio Fernández Pérez 

Hoy es un día especial ya que es el primero en el que nos levantamos fuera de casa .
Nos despertamos a las 7:20, una hora después teníamos que estar en el instituto, pero no para estudiar... estaba nevando y ¿qué creéis que fue lo primero que hicimos? Obviamente ¡una guerra de bolas de nieve! Una vez en el instituto hubo una presentación, igual que en España cuando vinieron, después fuimos a el ayuntamiento donde nos reunimos con el alcalde de Kamnik (el cual se presentó el dia anterior a las elecciones generales de Eslovenia pero desafortunadamente no ganó).
María ya tiene sus zapatillas
A continuación volvimos al instituto y asistimos a una de las clases. Algo curioso en Eslovenia es que en el centro educativo no se puede pisar con calzado de calle sino con las zapatillas de estar en casa única y exclusivamente. 
La profesora estaba hablando en esloveno así que no me enteré de nada, menos mal que al lado mía estaba Vasaj, mi anfitrión, que me iba traduciendo al inglés. Su instituto es muy diferente al nuestro, tienen taquillas, hay alumn@s muy pequeñ@s ya que va desde primero hasta noveno curso, sus aulas son distintas, está muy bien equipado... Como diría mi abuela, un instituto como dios manda.
Al terminar la clase nos fuimos a jugar unos juegos de educación física en inglés, muy entretenidos la verdad.
Mas tarde sobre las 13:30 comimos y después hicimos una visita guiada por Kamnik , un pueblo precioso.
Volvimos al instituto a las 5 y media hora después volvimos a comer, muy buena toda la comida la verdad, la de la casa mejor que la del instituto, pero bueno.
El resto de la tarde nos la dieron libre para hacer con la familia lo que quisiéramos.
Ha sido un día entretenido y divertido, en el que esloven@s, españoles/as, turc@s, búlgar@s, ruman@s y portugueses/as convivimos en un pueblo donde tenemos que seguir descubriendo secretos.

* Sobre el primer día también, por Ángela Pedrajas Muñoz
Después del desayuno en el instituto me fui con mi anfitriona Aneja y otr@s chic@s a la televisión de Eslovenia, como público a un programa de preguntas, respuestas, retos... estuvimos animando a los equpos. Fue muy interesante.

Aquí podéis ver cómo presentaron nuestro centro y a ell@s mism@s:


Resumen del segundo día, por Ángela Pedrajas Muñoz.

El martes nos levantamos a las 6:30 porque a las 7:30 salíamos hacia Postojna, donde visitamos sus famosas cuevas. Allí pudimos ver primero la fauna de la Cuevas, donde una de las especies más intereresante fue el "human fish", después vimos un museo de la historia y la geología de la cueva y finalmente pudimos viajar en tren al interior de la enorme cueva: era increíble, tenía estalactitas y estalagmitas y columnas... después de eso comimos turkey meat, era parecido al filete empanado de España. Tras eso fuimos a conocer la cuidad de Piran: subimos a la iglesia y vimos el atardecer desde allí, fue espectacular... es una cuidad que tiene playa y se ve desde ahí Italia y Croacia, los Alpes... la playa fue impresionante ya que hacía viento y había muchas olas enormes. Sobre las 5 de la tarde, muy cansad@s, volvimos a casa, cenamos y descansamos para seguir visitando Eslovenia.
Fue un buen día haciendo amig@s y de convivencia con esloven@s, españoles/as, turc@s, búlgar@s, portugueses/as y ruman@s.


Resumen del tercer día, por Pedro Quiles Prieto 

Hoy, miércoles 15 de noviembre me desperté muy cansado ya que me acosté muy tarde la noche anterior y tenía que levantarme temprano al siguiente día pero al menos ya me sirve de escarmiento para los próximos días (esperemos).










Bueno, comenzó el día un poco torcido porque mi anfitrión me dijo diez minutos antes de salir para el instituto que él hoy quería asistir a clase en lugar de acompañarnos pero no me dio un "por qué", solo sabía que  iba al instituto y bueno con las prisas me dejé la mochila en la casa y no me enteré hasta que no llegué al instituto y me lo dijeron mis compañer@s! Fui rápidamente a buscar a su madre y ella muy amablemente se ofreció a ir a buscarla. Después de unos diez minutos llegó la madre y pude respirar tranquilo. Llegó la hora de partir y fuimos a una parada de tren muy cerca al instituto, tras unos 15 minutos esperando aprovechamos para hacernos fotos y yo conté algún chiste pero eran demasido malos... Tras montarnos en el tren y llegar a Ljubljana fuimos a la Republic Square o plaza central de la capital eslovena, después hicimos un pequeño tour por la ciudad donde nos enseñaban diferentes monumentos. Hay un sitio que nos enseñaron que me llamó la atención y era el "Elephant Hotel", llamado así porque por esa calle solían pasar elefantes. Después del tour fuimos a dar un breve paseo, y después fuimos a un museo donde podíamos sentir en nuestras propias carnes lo que era ser alumn@ en 1900: nos dieron algo de ropa típica de la época, nos separaron a chicos y chicas, nos hicieron poner las manos atrás de la espalda (las cuales yo me manché), nos enseñaron geografia, un poco de caligrafía y mucha disciplina y yo por lo menos me lo pasé en grande. Al acabar nos fuimos a comer aunque el primer plato no me agradó mucho (y eso que de mi mesa fui el que más comí), después nos tomamos una ensalada y después un filete de pollo. Cuando terminamos de comer a eso de las 4:10 nos dieron unos minutos libres. A las 4:30 que ya era de noche quedamos en una plaza para coger el tren y regresar a Kamnik, pero no había acabado ahí el día para mí porque resulta que Urban (mi anfitrión) y su padre creían que había ido a la capital en autobús así que me estaban esperando en la parada en vez de en el instituto, donde estábamos. Nos enteramente cuando el coordinador del instituto esloveno, Iztok, lo llamó para preguntar porqué estaban tardando tanto, y enseguida vinieron a por mí... Bueno, al final ya se ha acabado otro día aquí. No quiero que se acaben tan rápido.

* Sobre el segundo día también, por María Luque Jiménez 

Tras terminar la visita por Liubliana, no regresé a Kamnik, me quedé por la ciudad con mi anfitriona, Neža, y allí nos reunimos con sus padres, merendamos en una cafetería y nos encaminamos hacia el recinto donde se realizaba un concierto ruso, en lugar tenia la forma de una concha.

Una vez ya empezado el concierto, descubrí que se trataban de canciones y bailes rusos, tanto típicos como algunos exóticos (como una danza mezclada con lucha de espadas). El espectáculo estuvo muy bien y me gustó mucho, y gracias a él pude descubrir más sobre la cultura rusa.


Resumen del cuarto día, por María Luque Jiménez 
El día empezó un poco ajetreado, ya que me quedé dormida y mi anfitriona Neža tuvo que venir a despertarme y tuve que desayunar y vestirme deprisa ya que su casa está a media hora o cuarenta minutos andado del instituto. 
Con el autobús nos dirigimos l@s participantes del Proyecto hacia nuestro nuevo destino, el Parque Nacional de Triglav donde, en un centro informativo, vimos un vídeo sobre Eslovenia y el parque (el cual forma parte de los alpes). Tras ello, nos encaminamos a través de la calles del pueblo para terminar haciendo senderismo... ¡fue increíble! El bosque era hermoso, parecido a los bosque del norte de España. Íbamos bordeando un río, pasando por puentes y observando un paisaje otoñal a la vez que escuchábamos los relajantes sonidos de la naturaleza (Pedro estuvo a punto de caerse unas cuantas veces).

Cuando finalizamos el senderismo y nos tomamos todas las fotos que pudimos, fuimos a comer a una pizzería del pueblo y cogimos el autobús para ir a Bled, un pueblo en el que hay un impresionante lago con la única isla de toda Eslovenia en su centro. Dimos de comer a algunos patos y tomamos un dulce típico, el "Bled cream cake", que estaba buenisimo.
Y regresamos a Kamnik en el autobús, donde unos chicos búlgaros pusieron la canción de "Despacito" y estuvimos cantándola y bailándola con los demás países, encabezados por l@s españoles/as : )
Al llegar a casa le preparamos una fiesta sorpresa a la hermana mayor de Neža, mi anfritiona, y estuvimos cenando y escuchando música para celebrarlo.
Ha sido un gran día, muy cansado por todo la caminata que tuvimos, pero mereció la pena por las increíbles vistas que pudimos contemplar y la excelente compañía de los otros países del proyecto.


Resumen del quinto día, por Carlos Zurera Pérez 

Viernes, 17 de Noviembre de 2017:
Hoy he tenido la oportunidad de dormir y descansar más tiempo ya que hoy nos esperaban a las 8 en el colegio. Desayunamos mi anfitrión Jaša y yo juntos y nos dirigimos al recibidor de la escuela. Allí esperamos a l@s demás chic@s y cuando llegaron empezamos a comer otro desayuno que nos habían preparado en el centro porque es el día escolar nacional de la vida saludable. Cuando terminamos, nos dirigimos adonde nos recogería el autobús para dirigirnos a Snovik, una pequeña villa a 15 minutos de Kamnik. Al llegar, nos separaron en dos grupos, la gente de Eslovenia a un lado (para hacer la visita en su idioma natal) y al otro lado quienes habíamos venido de otros países (para hacer la visita en inglés). Primero, estuvimos viendo una pequeña fuente que venía de un manantial natural, la cual no estaba tan fría como la que llevaban los ríos, sino más templada, a 24 ºC. Luego, andamos 2 km hasta llegar al “Terme Snovik” (o Ecoresort). Allí vimos una pequeña presentación y unos vídeos que explicaban cómo se conseguía allí la energía para hacer funcionar las calderas que calentarían el agua de las piscinas y produciría la corriente eléctrica para hacer funcionar las casas y las instalaciones, entre otras cosas. Después de esa introducción, tomamos el aperitivo que nos habían brindado en el colegio y cuando terminamos, empezamos la visita. En primer lugar vimos la parte de arriba de la pequeña montaña donde estaba situado todo el complejo, nos llevaron dentro de una casa para que pudiésemos comprobar los interiores y lo que contenían y luego nos llevaron a ver la sala donde estaban los alternadores que suministraban electricidad a las casas (alimentados de pellets de madera, pequeños trocitos cilíndricos de árboles triturados). En segundo lugar, nos llevaron a la parte de abajo de la colina donde vimos la hierta del complejo y también las tuberías que conseguían el agua para la edificación (donde se mezclaban con unas pequeñas bolas que conseguían depurar el agua gracias a bacterias que contenían dentro).
A continuación, dieron un pequeño descanso de 10 minutos en el que algunos de los profesores/as y alumnos/as pasaron dentro a tomar algo reconfortante, y después fuimos a ver la ruidosa sala de máquinas que había debajo de las piscinas para explicarnos todo lo que conllevaba poner a punto el agua (depuradoras, calderas, limpieza, filtrado,...). Seguidamente esperamos al otro grupo y fuimos juntos a ver la la turbina hidroeléctrica que también ayudaba en la obtención de energía, la cual estaba situada cerca de un río a aproximadamente 15 minutos andando desde donde nos encontrábamos (tuvimos que subir varias pendientes para alcanzarla). Al llegar, nos explicaron con un mural cómo se obtenía la energía hidroeléctrica y entramos a ver la turbina y el generador. Cuando terrminamos nos dirigimos de nuevo al «Ecoresort» donde nos esperaba el autobús. El autobús nos dejó en la escuela, donde comimos ese último día e hicimos presentaciones sobre las aplicaciones que cada país había realizado para el concurso.
Cuando terminamos y nos despedimos de algunos de nuestr@s amig@s, cada cual se fue a su casa para descansar, ya que teníamos la tarde libre.
Al llegar a casa, Jaša (mi anfitrión) y yo nos relajamos hasta las 18:00, que fue la hora en la que su madre regresaba a casa de su trabajo en la capital. Cuando nos hizo de cenar, estuvimos un rato hablando sobre cómo nos había ido el día y acto seguido, nos preparamos para irnos a la casa del mejor amigo de Jaša donde nos esperarían para pasar allí la tarde y hacer una pequeña fiesta a la madre encargada de mí, ya que era su cumpleaños. Cuando llegaron las 20:00, mi anfitrión y yo nos dirigimos al restaurante “Napoli Pizza”, donde habíamos quedado con el resto de compañer@s procedentes de España y sus anfitriones y anfitrionas. Cenamos y pasamos un buen rato junt@s. Cuando decidimos volver a la casa donde estaba su madre, allí seguimos una hora más con sus amig@s y sus padres. Ccuando a las 23:00 decidimos irnos a nuestra casa, ya que todos estábamos muy cansados. Al llegar,hice una pequeña llamada a mis padres, tomé un baño caliente, le di las buenas noches a mi familia anfitriona y preparé el equipaje para tenerlo todo preparado el siguiente día. Cuando hube terminado,me acosté y descansé de una larga semana de aventuras y descubrimientos.

Resumen del sexto día, por María Luque Jiménez

Sábado 19 de noviembre:
Hoy ha sido un día de relax, ya que no teníamos actividades que realizar y he podido dormir hasta las 9, hora a la que me levanté, desayuné, me vestí y fui con mi anfitriona, su madre y mi compañera Ángela a un recinto con una piscina climatizada para ver a Ziva, la hermana mayor de mi Neža, quien compitió con los cadetes y quedó tercera, una gran nadadora.
Después, dejamos a Ángela en su casa y tomamos un típico almuerzo esloveno con toda la familia reunida en la casa. Consistía en sopa de champiñones, ensalada con judías y aceite de calabaza, un puré de patatas y un filete empanado.
Fuimos a pasear a su perro a un parque, el Volčji Potok Arboretum, con esculturas de ballenas a tamaño real y me enseñaron donde se encontraba el club de golf de Kamnik. 
Volvimos a casa y tuvimos una pequeña fiesta en casa con Neža. También vinieron Ángela, Aneja, Pedro y Urban. Vimos una película, en inglés claramente, jugamos al Just Dance, le enseñamos un poco de sevillanas, cenamos y, sobre todo, nos lo pasamos genial.
Tras ello, cada uno se fue a su casa y una hora después llegó la hora despedida, muy sentimental y con unas cuantas lágrimas por aquí y por allá, acompañados de muchos abrazos y besos.
Pero como dice mi Denja, el padre de Neža: It isn't a "goodbye", it'is a "see you later".